La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

lo que más me duele

aunque eres tú
el que me dices
que ya no quieres seguir con esto

lo que más me duele
es dejarte desamparado

como a un niño

no sabías decir te quiero
ni buenos días cariño
ni te echo de menos

yo te enseñé
todas las palabras que acarician

y ahora
te enseño las palabras que duelen

pronúcialas con mucho cuidado

¿quién te trajo
hasta mis brazos
si no sabías caminar?

¿quién te llevó a cuestas
por este mundo terrible
y te dejó en una noche oscura?

tal vez naciste el día en que te conocí

quién sabe

y quién sabe
si hoy que ya no te miro
has vuelto a dejar de existir