La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

mengua la luna

mengua la luna
sobre las aceras huecas del barrio

otra noche perdido en estas calles
que sueñan auroras de plástico

ciudad derrotada siempre
disuelta en un estruendo de tripas

ciudad
no te echaré de menos

mi patria y mi lengua
son la derrota del alba

y el camino
es el recuerdo
de otros pasos

el mundo es una sombra
que se escapa de todas las redes

mengua la luna
mengua la vida
mengua

el encuentro

el día que nos conocimos
nos quedamos en silencio
uno frente al otro
mirándonos a los ojos
durante horas

cuando al fin tuvimos que separamos
alguien me preguntó
¿por qué no habéis hablado?

y yo respondí
uno tiene pocas cosas que contarse
a sí mismo