La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

por leguas y leguas

por leguas y leguas
remo con mis brazos
sobre las aguas

la brisa es tan suave
que parece el aliento de dios

el horizonte empieza a arder

el fuego del alba
se confunde con las brasas del ocaso

sólo el abismo puede salvarnos

en esta barca
ya no caben más derrotas

aunque llegue la noche más oscura
seguiré remando

No hay comentarios:

Publicar un comentario