La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

tu tronco adolescente

tu tronco adolescente
en la resina

mi tallo inocente
admirando tu pelo largo

los dos
bajo un cielo de alfileres vivos

y a nuestro alrededor
los perros jugando

tú los señalabas
y decías
ahora mismo podrían ser escarcha
sobre la pinaza

y yo
no entendía el frío

tú me enseñabas tu mano
y decías
dentro de mis dedos
espera el nácar

¿todo es hielo?

los abrazos de tu madre
dibujarán un hueco


corteza
y tronco

yo
resina
y savia

dejé el monte
bajé al pueblo
y por el camino
preguntaba a la gente

¿todo es hielo?

y respondían
granizo
y nieve
el mundo está preñado de escarcha

no llores niño
no llores agua

yo
resina y savia

mi tallo trunco
lloraba





1 comentario:

  1. Me parece un poema de extrema belleza sobre la inquietud de una inocencia vulnerada a golpes de amistad.

    ResponderEliminar