La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

el triunfo del presidente

devora cuerpos anecdóticos
y se revuelca en su orín
en un lujoso apartamento
con vistas a central park

qué bello es vivir
suspira
mientras dios acaricia su pelo rubio

la multitud observa desde sus casas
por la letrina del televisor
y aplaude enloquecida

quién fuera él
suspiran

sólo moloch podía salvarnos
gritan de alegría

cabalga a lomos de la democracia
por leguas y leguas
arrasándolo todo

¿y qué dice whitman?
que todo lo que digo hoy de mí
lo digo de ti también

los jinetes de la desolación
campan a sus anchas por el orbe
!moloch nos ha salvado!

¿y qué dice whitman?
que compartamos la inmundicia
como buenos hermanos

No hay comentarios:

Publicar un comentario