La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

fuimos héroes

fuimos héroes zombis
recorriendo los intestinos infinitos
de un mundo decadente

semidioses yonquis
sedientos de cuerpos palpitantes
en laberintos de escay

adorábamos al dios
cadáver de minotauro
bajo tormentas eléctricas

dionisos era un hierro candente
entre nuestras piernas

y los ángeles
pobres ilusos
caían  muertos
con las alas amputadas

peregrinábamos
por cloacas de música house y techno

con los ojos en blanco
bailando
ebrios
extasiados

en las torres
travestis visionarias
señalaban prados viscosos

mujeres de barro
que parieron desiertos

buscábamos algo
dando tumbos
con ansiedad

fuimos capaces
de tocar el cielo
pero no quisimos tocarlo

los lunes llorábamos desconsolados
sin saber el motivo
nos odiábamos
nos gritábamos

y escuchábamos el eco de nuestros aullidos
resonando en nuestras entrañas huecas

por las noches
dormíamos abrazados
en la oscuridad

era lo más parecido al amor
que se nos estaba permitido

un día
nos dimos cuenta
de que la nieve ya no era tan fría
ni la noche
tan oscura

estaba llegando el alba

1 comentario: