La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

1984







unos siete mil quinientos millones de funcionarios
quince mil millones de ojos

mientras tomo otro café
junto al ventanal del bar
unas palomas
comen nerviosas
basura del suelo

qué te pasa chaval
sonríe

es la consigna del gran hermano
sonríe
ríe
el ministerio del amor
despliega su burocracia

el presidente trump
sonríe
mientras explica que expulsará a millones
de mexicanos
de los estados unidos

y la gente aplaude
sonriendo

dice que levantará un muro
para que no sigan llegando
inmigrantes al país

delincuentes
narcotraficantes
robaempleos

lo dice haciendo bromas
y la gente le ríe las gracias

sonríe chaval

el gran hermano es un engranaje perfecto
con pequeñas válvulas de escape
para que la olla a presión
no explote

este poema es una de ellas
seguramente

hoy no podía levantarme de la cama
me dolía todo el cuerpo
me dolía todo

en nada me toca volver al trabajo
el médico dice que no me pasa nada
que igual es sicológico

sonríe chaval
anímate
estás sano como una manzana

dicen que las palomas
son ratas aladas

frente a la barra
una mujer
con tejanos anchos
una chaqueta barata
y pelo corto
despeinado
se pinta los labios

junto a ella un anciano
apoya una muleta
y paga la cuenta
callado

supongo que a la gente le molesta
mi cara sin sonrisa
porque les hace dudar de su felicidad

el mundo es apenas una leve pátina
que puede disolverse
con apenas tocarlo

te molesta que no sonría
porque te recuerdo que tu vida es una mierda

ojalá pudieran tatuarse las sonrisas
o clavarse con puntillas
en la cara
así me dejarían en paz

siguen las palomas nerviosas
comiendo basura
por la acera

sonríe hombre
alegra esa cara

creo que empezaré a tomar antiinflamatorios
estos dolores me matan

te miran con sus sonrisas huecas
incrustadas en la cara
y te fusilan con frases
de manuales de autoayuda
y te matan

toma
tu sonrisa
tu puta sonrisa
aquí la tienes
¿estás contento?

a las ratas con alas
les da igual tu verborrea barata
ellas tienen pico
dichosas ellas
comiendo basura
prefiero su basura
a tus palabras

anoche en el trabajo
un viejo
muy borracho
me pidió otra copa

yo le dije
lo siento
pero no puedo
estás demasiado borracho

me dijo
me quedan cuatro días
en este puto mundo
prefiero pasarlos borracho

cogí un vaso
lo llené con cuatro hielos
puse todo el whisky que pude
se lo acerqué
y le dije
salud

la señora mal vestida
y el viejo con su muleta
ya no están
pagaron
y se fueron

quedan las palomas
y este dolor
que me pudre el cuerpo

creo que me pondré esa sonrisa fascista
en la cara
y me iré a trabajar
no quiero llegar tarde
es navidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario