La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

tranquilo

tranquilo

yo te prestaré las palabras
tú sólo tendrás que señalar las cosas
para que las vista con mi mirada

tranquilo

yo entraré en los ojetos
y les arrancaré el corazón
para decirte al oído
su nombre exacto

tranquilo

yo devoraré los cuerpos
para llegar a su esencia
y te explicaré de dónde vienen
y dónde irán a morir

no temas



No hay comentarios:

Publicar un comentario