La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

receta para organizar un mundial de fútbol

necesitaremos

una federación internacional de fútbol
(cuanto más corrupta mejor)

una monarquía absoluta
(un emirato wahabí del golfo pérsico estaría bien)

unos miles de obreros
(nepalíes indios y bangladesíes
serían ideales para esta receta)

muchos millones de dólares
(los petrodólares dan excelentes resultados siempre)

y por último

la indiferencia general
(se puede aderezar con alguna lagrimilla hipócrita)

preparación

1. con los petrodólares rebozaremos la federación
compraremos los obreros
y reservaremos

2. con la monarquía absoluta reduciremos
a los obreros
a la esclavitud

3. con inversiones
sobornaremos a las democracias de todo el mundo
obteniendo un vergonzoso silencio

se mezcla todo

y después  de unos años de obras
vulneraciones de los derechos humanos
vejaciones
y más de mil obreros muertos...

voilà

podemos disfrutar tranquilamente
desde el sofá de casa
del maravilloso juego de nuestra selección
sin hacernos preguntas

bon apetit

No hay comentarios:

Publicar un comentario