La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

miro mis manos

miro mis manos
al trasluz

cada vez es más evidente
la distancia entre los átomos

dibujan su baile
en el vacío sordo

no soy
no he sido
no seré

me voy deshaciendo
en nubes de polvo

poco a poco
todo se desmorona

incluso el miedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario