La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

cambio

cambio mis cadenas
por nubes de ceniza

cambio mis lágrimas
por todas las dunas de los desiertos

cambio este ahogo en el pecho
por el vacío más absoluto

cambio mi sed
por cauces de ríos secos
y cántaros rotos

grita en mis pupilas
la voz un gallo negro
que anuncia fuego


No hay comentarios:

Publicar un comentario