La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

seguramente ahora

seguramente ahora
te estarán incinerando

mientras yo
en la cocina de la casa del pueblo
me bebo un vaso de café
con tres cucharadas de azúcar

con mucho azúcar
para que no amargue

o
tal vez
quién sabe
ya seas cenizas

seguramente ahora
tu cuerpo
ya no sea tan amargo
como la última vez que te vi

aquella noche
salió el último aliento de tu boca
y te quedaste callado

No hay comentarios:

Publicar un comentario