La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

en su piel

cómo puedo dejar de abrir mis brazos
al que sufre

cómo puedo dejar de ponerme
en su piel
una y mil veces

aunque lento
mi corazón bombea

sin descanso


No hay comentarios:

Publicar un comentario