La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

siempre el cielo

sobre mi cabeza
siempre el cielo

sobre la sierra
siempre niebla
                     lluvia
                           viento

en los riachuelos
siempre agua
                   piedras
                             ruido

en mi cuerpo
siempre oscuridad
                          ausencia
                                   silencio

y en las tumbas
siempre tibias
                  clavículas
                              cráneos

y tras los huesos
siempre el olvido

No hay comentarios:

Publicar un comentario