La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

la oveja negra (I)

soy el árbol que se marchita
a la orilla del río
sin dar fruto

soy el pecador
entre los justos

soy la paja
que arrastra el viento
hasta la hoguera

no encuentro amigo
salvo entre los delincuentes

soy la oveja descarriada
que no espera
volver a veros

y se complace
de ser negra

hasta los huesos

No hay comentarios:

Publicar un comentario