La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

efigie

con el esparto que nace
en mi seco costado
voy trenzando con rabia
un sueño
al que pondré por nombre
efigie

vendrá un día
en el que él vaya al mundo
para que yo me pueda quedar
habitando
en el margen
estrecho
que hay entre la puerta
cerrada de mi nuez
y el quicio abovedado de mi boca
justo antes de que las palabras
vuelen
y encuentren su significado
verdadero
en otras personas

quiero vivir una vida sin eco
siguiendo el ritmo que marca un tambor
al que no golpean

quiero vivir en efigie

No hay comentarios:

Publicar un comentario