La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

primero de agosto de 2015

esta vez fue de leche
el diente arrancado en Palestina
un mar de dientes y ojos
hasta donde alcanza la vista

un precio
en una lista de precios
infinita

un diente por un diente
un ojo por otro ojo

alí tenía un año y medio
y ardió como una antorcha
hasta consumirse en su cuna
de madrugada

como la niña Riham
que se consume en el fuego de la pena
llorando sobre tus ascuas
sus pechos no te darán más leche
ni te acunarán sus brazos fragantes 
como el jazmín

un diente por un diente
un ojo por otro ojo

también ardió tu hermano
de cuatro años
al que arrancó tu padre
de los brazos de la muerte
demasiado joven
para llorar sobre tus cenizas

un diente por un diente
un ojo por otro ojo

con nuestra sangre
y nuestras almas
te redimiremos
mártir
cantan los hombres de Duma
alrededor de tu cuna

invierno para otras sonrisas
niebla para otras miradas

un diente por un diente
un ojo por otro ojo

con mi piel envuelvo tu cuerpo
con mi sangre riego tus venas
mi pelo por tus cabellos
mi caminar por tus gateos
mi canto por tus balbuceos
mis dientes para tu boca
mis ojos te devuelven la vista

un diente por un diente
un ojo por otro ojo

las lágrimas de mi madre
por las de la niña Riham
para que sigan intactas las sonrisas
para que sigan intactas las miradas

mis dientes por todos los dientes
mis ojos por todos los ojos

mi vida por toda la vida

1 comentario:

  1. Dente por dente, olho por olho e nuca por nuca, bala por bala, nesta certeza constante que mata e não entende que a vida é a única certeza, perdida mas certa neste montão de lixo que não vive, nem deixa viver.

    ResponderEliminar