La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

la noche que no acaba

donde la vida no tiene eco
ni valor
ni sentido

debajo del infierno cotidiano
en un mundo plano y sin sonido

donde perezco cada madrugada
en un laberinto de miembros amputados

donde la muerte es la madre
la hermana
y la amiga

donde a la noche no le sigue el alba
ni el día
en el subsuelo

allí de donde nadie salió nunca
más allá de tus tripas
más allá de la vida

allí
es donde habito
y donde espero

2 comentarios:

  1. En ese silencio que entre el tumulto se encuentra, de esa jungla que habitamos. Besos!!

    ResponderEliminar