La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

el sentido de mis pasos

bajo mis pies
el suelo
que da sentido a mis pasos

bajo mi caminar
la tierra que anhela mis huesos
como una madre de hielo

sobre mi cabeza
el sol pariendo al mediodía
como un dios del tiempo

el momento concreto elevado a lo eterno
el instante perfecto

sobre mi pensamiento
el cielo
donde antaño busqué
y de donde volví sediento

entre el cielo y la tierra
este esqueleto que a duras penas sostiene mi cuerpo

y entre mis manos sólo polvo que se lleva el viento
y mientras sigo caminando sin rumbo
el suelo sigue empeñado
en darle sentido a mis pasos

1 comentario: