La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

a veces me gusta acariciarme la cara

a veces me gusta acariciarme la cara
el pelo la frente la oreja la barba

a veces lo hago frente al espejo
y me miro y me digo

¿existes?

a veces me gusta acariciarme la cara
el pelo la frente la oreja la barba

a veces me responde el espejo
reflejando mi mirada

No hay comentarios:

Publicar un comentario