La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

volver

quiero estar frente a ti
madre
tú con las piernas abiertas
mostrándome tu sexo
y yo menguando
hasta convertirme en un bebé
de unos tres quilos

que de tu vagina salga un cordón
que nos una
por mi ombligo

cógeme con tus manos
y por los pies
quiero ir entrando
en ti

que se oiga mi llanto
y tu dolor
mientras tus labios ancianos
recorren mi cuerpo
en un último beso

quiero que estemos
los dos gritando
hasta que yo
entre entero en tu útero

que allí
vaya perdiendo
mi forma humana
hasta convertirme
en un puñado de células
en un óvulo
inseminado

estoy muy cansado
madre
no quiero morir
quiero
volver a ti 

2 comentarios:

  1. Brutal tío, sencillamente brutal, la vuelta al origen harto de todo.

    ResponderEliminar
  2. Nuestro origen no sabemos en cuantas ocasiones, tal vez.
    Muy bueno Francisco la vida que nos ahoga minuto a minuto... Besos!!

    ResponderEliminar