La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

doy vueltas

doy vueltas hacia el cielo
con los brazos extendidos
mi mano derecha
señala el cosmos
mi mano izquierda
a la tierra

veo girar el planeta
sobre sí mismo
y la luna girar alrededor de él
y ambos girar alrededor del sol
que gira alrededor del centro
de la vía láctea
que empuja una fuerza infinita
que expande el universo

veo la gente que sufre
esperando confiada
una vida mejor después de ésta
veo la gente que llora
a lo largo de toda la tierra
veo los valles interminables
los mares
los desiertos
la corriente sanguínea
en el cuerpo de un niño
en un pueblo perdido del Atlas

veo mi pasado melancólico
tras la bruma del tiempo
veo la eternidad 
que me da vértigo
os veo a todos
y os llevo conmigo
en mi regazo
a buen recaudo

enjugo vuestras lágrimas
curo vuestras heridas
coso vuestros harapos

dios no existe
Coged mi mano

No hay comentarios:

Publicar un comentario