La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

todo lo puede

el silencio
hecho un ovillo
descansa en el regazo
que dibuja su mano

todo lo puede

pende mi cuerpo
de una soga
y de mis pies
chorrean ríos
de sangre

todo lo ve

se pone el sol
entre mis piernas

todo lo oye

el silencio se despereza
extiende las alas
y toma mi cuerpo


No hay comentarios:

Publicar un comentario