La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

desprovisto de melodía

mi cuerpo desprovisto de melodía
reducido a un ritmo seco y monótono
como el latir de un corazón

mi pensamiento disuelto
en la brisa plácida de la mañana
cansado de pelear

mi esencia tocando
con la punta de sus dedos
la transcendencia pura

y luego
todo acaba
para siempre

por un momento
todo
ha tenido sentido

No hay comentarios:

Publicar un comentario