La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

se pone el sol

se arrastran las horas
gimiendo
hacia el ocaso

yo decidí estar donde estoy
pero eso no lo hace más llevadero

se estrella el sol
contra mis vértebras

crujen
crepitan
se consumen

granizan los minutos
los segundos
los años
sobre mí

puedo sentir el tiempo
agotarse
agotarme

No hay comentarios:

Publicar un comentario