La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

como el primer hombre

como el primer hombre
que dejó el bosque
para adentrarse en la pradera

cuando dios no había nacido
cuando ni los árboles
ni las bestias
tenían alma

cuando el sol era una luz
entre las ramas
cuando la luna
todavía no era el calendario
de la tierra
cuando todo estaba por explicar
cuando ni siquiera existían
las preguntas

como el primer hombre
de pie
asombrado
ante el horizonte
ante la inmensidad del cielo
y de la tierra

como el primer hombre
empujado a un mundo nuevo
asustado
tembloroso
perdido

como el primer hombre
me yergo temeroso 
y me pongo en camino

No hay comentarios:

Publicar un comentario