La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

sigue la vida

sigue la vida su cadencia
atroz

destruyendo a su paso
todo lo que encuentra

como un monstruo
imparable

escupiendo pequeños seres deformes
sin corazón
sin alma
sin cuerpo

que suplican gimiendo de dolor
ser devorados
por su propia madre

1 comentario: