La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

llora la noche

llora la noche
sobre las briznas de yerba

acaricia el rocío
su rotundidad minúscula
y tierna

llora la noche
en la niebla

y mi corazón se oxida 
y bombea

estrellas borrosas
y eléctricas

No hay comentarios:

Publicar un comentario