La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

la larva

qué me queda sino el silencio
cepo sangrante en la lengua

qué me queda sino la sordera
paredes de corcho humeante

qué me queda sino la ceguera
noche sin luna ni estrellas

qué me queda sino la locura

soy la larva durmiente
en la burbuja de cera

No hay comentarios:

Publicar un comentario